Biodrago

Biodrago

MENÚ

- MEDICINA NATURISTA: "Curas Depurativas" -

Martes 13 de Diciembre de 2016. PUBLICADO POR S. Jorge Cruz Suárez

 

En el ser humano, como en los demás seres vivos, tiene lugar continuamente un proceso de regeneración natural donde células más jóvenes y vitales sustituyen a otras viejas o sin vida. Esto hace que cada cinco días se produzca la renovación de la mucosa del estómago y el epitelio intestinal; cada mes y medio las células de nuestro hígado han sido sustituidas por otras; en mes y medio también se ha renovado toda la piel; y en tres a cuatro meses toda la sangre y hasta nuestro esqueleto óseo. En menos de un año se habrá renovado el 98% de la composición de nuestro cuerpo.

Imagen noticia

Podemos literalmente transformar nuestra salud si acompañamos este proceso de regeneración natural con el aporte a nuestro organismo de alimentos y bebidas de alto contenido en nutrientes esenciales, a la vez que facilitamos la eficacia de nuestros órganos de excreción para la eliminación de desechos metabólicos. Esta es globalmente la justificación de las curas dietéticas en la medicina naturista y también particularmente la realización de las “curas depurativas” al inicio de cualquier tratamiento, o como el instrumento más valioso para la prevención de enfermedades de cualquier etiología.

Recientes investigaciones han constatado, por ejemplo, que privarse de una o dos comidas al día, o lo que es lo mismo ayunar, o seguir dietas levemente hipocalóricas, favorece la regeneración celular mediante el estímulo de los mecanismos bioquímicos que reparan las paredes celulares favoreciendo la duración de su vida útil.

            Se puede afirmar que la salud de una persona depende en gran parte de la capacidad de sus órganos y funciones corporales para eliminar los residuos perjudiciales.

Nuestros actos voluntarios  son a menudo causa de autointoxicación: tabaco, alcohol, carnes y embutidos, pastelería industrial, frituras, medicamentos, …hasta el ejercicio físico, el estrés, o nuestra propia respiración, generan toxicidad.

También la actividad normal de billones de células y microorganismos que constituyen o habitan nuestro cuerpo, genera sustancias de desecho que excretamos en parte de forma natural a través de los órganos de eliminación de nuestro organismo: el hígado, los riñones, el intestino, incluso los pulmones, la piel, las mucosas y el sistema linfático, son los  encargados de la depuración de nuestro cuerpo.

            Fatiga, lengua cargada, halitosis, orina o heces oscuras, sudor fuerte, problemas de piel, mucosidad, la inflamación, el dolor, disminución de defensas, cambios de humor, dificultades en el sueño, en la concentración, etc. son síntomas probables que delatan la intoxicación de nuestro cuerpo.

            Depurar el organismo consiste en disminuir su nivel de toxemia limitando en primer lugar la entrada de sustancias potencialmente tóxicas y luego estimulando el funcionamiento de los órganos excretores para facilitar la eliminación de toxinas.

            Son alimentos que favorecen la depuración, las frutas y ensaladas crudas: uvas, papaya, piña tropical, granada, manzanas, apio y cebollas, ciruelas pasas, higos secos,  aceite de oliva virgen con jugo de limón, semillas de lino, etc.      

Plantas medicinales depurativas con efecto sobre los emuntorios o sistemas de eliminación del organismo: ortiga, cola caballo, diente de león, alcachofa, té verde, cardo mariano, etc.      

Tomar el sol, ejercicio físico moderado, técnicas diversas de hidroterapia, sauna, técnicas de relajación y descanso, ejercicios de respiración a la orilla del mar -por la alta concentración de oxígeno e ionización negativa del aire-, completan una cura depurativa.

            En los últimos años con el aval de recientes estudios científicos se propone la cura de ayuno terapéutico bajo supervisión médico naturista como eficaz remedio para la desintoxicación de nuestro organismo y la prevención consiguiente de enfermedades degenerativas. Sin ser tan drástica como el ayuno la “cura depurativa” que proponemos consigue este propósito y aporta además nutrientes esenciales para la reconstrucción de la salud.

La práctica de la “cura depurativa” durante una a dos semanas

Sería conveniente practicar esta cura al inicio del tratamiento natural de cualquier patología y también una o más veces a lo largo del año para prevenir en lo posible la aparición de la enfermedad. Según el ánimo de la persona, y si la tolera perfectamente, la cura que proponemos a continuación  se puede prolongar hasta dos semanas o realizarla al menos durante 5-7 días. De esta forma, cada una de las etapas que se citan puede seguirse, a elección de la persona, durante un solo día o mantenerse hasta dos o más días consecutivos:

  1. De 1 a 2 días. Retirar de la alimentación la carne y sus derivados, el azúcar y cualquier alimento que lo contenga, los productos lácteos,  y los huevos.  Comer solo frutas, hortalizas o verduras, legumbres , arroz integral, semillas y frutos secos.

1)   De 1 a 2 días. Tomar exclusivamente zumos o batidos de hortalizas o de verduras, caldo vegetal alcalino, e infusiones depurativas.

2)   De 1 a 2 días. Ayuno estricto: Tomar únicamente agua de mar isotónica que resultaría de mezclar un cuarto litro de agua del mar procedente de un lugar limpio con tres cuartos litros de agua embotellada. Tomar a lo largo del día un litro o dos de esta agua así preparada. Aportaría la gama completa de minerales y oligoelementos que existe en la naturaleza, además de sustancias vivas  de extraordinario valor procedentes del fitoplancton marino.  También con efecto detoxicante se pueden tomar durante estos días las infusiones depurativas y el caldo vegetal alcalino

3)   De 1 a 2 días. Introducir de nuevo solo crudos frescos: zumos o batidos de hortalizas o de verduras, caldo vegetal alcalino, e infusiones depurativas, y además ensaladas.

4)  De 1 a 2 días. Incorporar a todo lo anterior frutas en el desayuno, y ensaladas como primer plato en el almuerzo y la cena, a la que se añaden semillas de sésamo, de girasol o de calabaza, y aceite de oliva virgen extra.

La verdura ya puede comerse entera, como por ejemplo un plato de arroz     integral con verduras, que también se adereza con aceite de oliva virgen extra.

Añadir además frutos secos como almendras, nueces, dátiles, higos secos, orejones de albaricoque, ciruelas pasas, uvas pasas.

5)  De Vuelta a la normalidad.  En este punto ya incorporamos las legumbres y el pescado para continuar con una alimentación de mantenimiento, más normalizada, pero siempre saludable en lo posible, con abundancia  de alimentos crudos y frescos, preferentemente de origen vegetal, evitando entonces hidratos de carbono refinados, grasas saturadas y alimentos procesados.

A continuación exponemos otras consideraciones o cuidados que deben ponerse en práctica durante la cura depurativa:

  1. Toma de semillas de lino, o de chía, imprescindible para facilitar la depuración a nivel intestinal, según el siguiente procedimiento: poner cada mañana, en una taza de agua, 2 cucharadas de semillas de lino, mejor si son recién molidas o sin moler, con dos ciruelas pasas; dejar en maceración para tomar todo (agua, semillas y ciruelas) por la noche; en ese momento se prepara nuevamente para repetir la toma por la mañana. Y así todos los días de la cura depurativa exceptuando los días de ayuno estricto en que se toma exclusivamente agua de mar, caldo alcalino e infusiones depurativas.

B) Algunos zumos o licuados vegetales, como los que proponemos a   continuación, son especialmente indicados en las curas depurativas:

  • Zanahoria + remolacha + apio + jengibre
  • Manzana + uvas + granada + jengibre
  • Naranja, o pomelo, o limón + papaya + piña + cúrcuma
  • Espinaca + nabo + brócoli + cúrcuma
  • Zanahoria + apio + nabo + ajo
  • Manzana + remolacha + nabo + cebolla
  • Zanahoria + espinaca + kale + cilantro
  • Manzana + pepino + berro + pereji

 

  • Combinar cada día licuados variados entre los propuestos. Para conseguir el licuado se añade agua o cualquier bebida vegetal.
  • Las frutas, hortalizas o verduras, si es posible que sean de cultivo ecológico.

C)   Cocinar el siguiente caldo vegetal alcalino para tomar calentito varias tazas durante el día: Poner a hervir en un caldero alrededor de dos litros de agua donde guisarán hasta comprobar que están tiernos los siguientes vegetales: cebolla, apio, puerro, ajo, col, alcachofa, zanahoria, calabaza, perejil. Tomar este caldo durante las etapas 1), 2) y 3).  Tomar a tazas este caldo calentito a lo largo del día. Luego se puede tomar este guiso también como un puré o crema de verduras, añadiendo una vez en el plato un poco de aceite de oliva virgen extra.

D) Son imprescindibles las plantas medicinales depurativas para lograr el ejercicio óptimo de la función detoxificante por los órganos de eliminación. Proponemos una mezcla de plantas en infusión que se tomarán de 2 a 3 veces cada día.

       Toma tres cucharadas soperas de la mezcla, alrededor de 30 gramos. Verter 1 litro de agua hirviendo sobre las plantas. Dejar reposar tapada por 5-10 minutos y luego filtrar. Tomar una taza de infusión a intervalos a lo largo del  día hasta acabarla.

  • ALCACHOFERA, hojas; 25 grs.
  • DIENTE DE LEÓN, hojas; 25 grs.
  • COLA CABALLO, tallos estériles; 25 grs.
  • ORTIGA, hojas y sumidades; 25 grs. 

Estaría indicada además, también como planta detoxicante fundamental, la toma de semillas de CARDO MARIANO, en la forma de cápsulas estandarizadas o extractos, a razón de 3 cáps. /día, para procurar una acción antioxidante y regeneradora función hepática como órgano esencial en el proceso depurativo.

Otras recomendaciones:

  1. Consumir, si es posible, alimentos de cultivo ecológico.
  2. Es preferible tomar crudos aquellos alimentos que no precisen ser cocinados.
  3. Cocinar al vapor o hervido a fuego medio-bajo. 
  4. Garantizar la toma abundante de líquidos mediante el agua de mar isotónica, los zumos, caldos o infusiones.
  5. Es conveniente que algunos de los recursos terapéuticos de la medicina naturista  como la exposición solar, la higiene intestinal, el ejercicio físico, la hidroterapia, la sauna, técnicas de relajación y respiración, etc., se realicen conjuntamente con esta cura depurativa.

Por supuesto que la realización de esta cura depurativa requiere emplear tiempo y recursos, por lo que es preciso aprovisionar nuestra despensa, además de otros elementos; y disponer, idealmente, de al menos de un par de semanas de vacaciones. Esperamos sin embargo que este esfuerzo sea recompensado con la mejora evidente del estado general de salud y, también de las capacidades físicas o mentales.

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia en este sitio web. Si continua navegando, entendemos que acepta nuestra política de cookies.ACEPTARRECHAZAR